Una introducción a la Herbolaria mexicana por la Maestra Abigail Aguilar Contreras (UNAM)

A través de pinturas, códices, documentos del siglo XVI, murales, expediciones españolas y cerámica prehispánica, es como aún hay conocimiento de la herbolaria mexicana. Abigail nos cuenta en una presentación para la UNAM sobre diversas plantas mexicanas y cómo diversos investigadores han retomado hoy las propiedades, usos y aplicaciones de este conocimiento.

Sobre el Códice de la Cruz-Badiano

El primer herbario medicinal prehispánico de México, a consideración de la Maestra en Ciencias Abigail Aguilar Contreras, data del año 1552, popularmente conocido como Códice de la Cruz-Badiano, en latín Libellus Medicinalibus indorum herbis, en castellano: “Libro de las hierbas medicinales de los indios”, el cual está disponible en la mediateca del INAH.

Felipe II se maravilló de la medicina botánica de los nativos mexicanos, al grado de que mandó a su médico de cabecera, Francisco Hernández de Toledo a estudiar en México las plantas medicinales, animales y arcillas entre 1570 y 1577, así fue como elaboró su libro Historia natural de la Nueva España.

Cuando por decreto del rey español, se dio la orden de que los hijos de los indígenas no recibieron educación, los franciscanos planearon un regalo para Felipe II: un libro de plantas medicinales hecho por indígenas. Esto se sumó con las intenciones del hijo del rey, ya que era comerciante y le interesó comerciar con plantas mexicanas.

Señaló que hubo un proceso de mestizaje donde plantas nativas como el estafiate y el pericón fueron poco a poco reemplazadas por la manzanilla y la hierbabuena, solo por mencionar ejemplos.

Aguilar Contreras nos cuenta cómo se inauguró la Cátedra de Botánica que se impartía en las escuelas reales, esto después de que el nuevo Rey español enviara una expedición para investigar más sobre la botánica americana.

Replica / Comentarios

Gracias por tu interés en el contenido de Axency, regístrate para retirar este mensaje.