Cuando el presidente AMLO dijo que apoyaría al mercado interno, nadie se espero que parte de su estrategia era vacunar a los maestros con vacunas chinas, para que las posteriores restricciones estadounidenses evitaran que el capital mexicano se fugara al vecino norte.

Es en épocas decembrinas y en vacaciones cuando muchos maestros, funcionarios del gobierno y otros mexicanos toman sus maletas, convierten sus muchos pesos en pocos dólares y viajan al país vecino en busca de marcas costosas.

Es ya conocido por el sector obrero más común en México, que sus salarios mensuales rondan los 5 mil pesos mensuales fuera de la Ciudad de México, mientras que el promedio entre los maestros del sector público lo duplica, oy hasta supera varias veces esta cantidad según su preparación académica e institución en la que laboran.

Es también conocido que la mayoría de los salarios de los docentes proviene del sector público (de las arcas de la nación) y el gusto que este sector tiene por viajar a Estados Unidos a comprar fayucas americanas nadie se los puede criticar.

Sin si quiera abordar el tema, el actual estratega mexicano (nos referimos aquí a López Obrador), conociendo la forma de operar del país vecino y su actitud celosa-comercial (imperialista), el Gobierno de México optó por vacunar con la vacuna china CanSino a los docentes. Estados Unidos se enojó y dijo: si no compraron Pfizer no pasan.

CanSino no era insegura según científicos… sólo había interés de viajar a EEUU

Cabe aclarar, que a diferencia de los rumores que se divulgaron a través de los diversos sindicatos e inclusos medios de comunicación, la vacuna unidosis de CanSino es completamente efectiva como está demostrado en la revista científica The Lacent. Los opinólogos tendrían que publicar a través de The Lacent sus dudas sobre la eficacia de una sola dosis, pero aún no lo han hecho.

Sin embargo, el pueblo quita y el pueblo pone, los sindicatos motivaron a cambiar de vacuna, pedían una vacuna estadounidense, y así en noviembre del 2021, se anunció la terminación del contrato con Cansino biologics, señaló Marcelo Ebrard.

Lo que molestaba a gran parte de los maestros era que no podían viajar a Estados Unidos. Ahora podrán hacerlo, gracias a los refuerzos de Moderna e incluso Pfizer, ambas vacunas estadounidenses.

Otra estrategia aún más difícil de comprender para los mexicanos, es que COFEPRIS tenga mayor autoridad en Estados Unidos, como lo tiene la FDA en México.

De las arcas de la nación a Estados Unidos

Debido a que gran parte de estos salarios de docentes en Universidades Autónomas, preparatorias, secundarias y escuelas primarias, son parte de la (enorme) erogación del Estado, la austeridad y la recuperación del mercado interno también implicaban un sacrificio:

Obligar a los maestros a comprar en México (hipérbole). Y es que, no es extraño que maestros de larga carrera, sobretodo sindicalizados, tengan más de un terreno, varios vehículos, casas más grandes que la del promedio de la población… o enormes deudas, gracias a su facilidad crediticia.

Claro, no es la situación de aquellos que van empezando, o de quienes tienen años peleando por unas horas y quienes no obtienen una plaza. O incluso aquellos que tienen un sueldo precario, contrastando con sueldos de altos cargos en las secretarías.

Pero si multiplicamos el número de maestros a lo largo del territorio, y los obligamos a comprar en México, solo podría traer beneficios para el mercado interno. Pero bueno, dejémonos ya de exageraciones y señalamientos a los maestros:

No solo son los maestros quienes obtienen mejores dividendos que la población promedio, pues también los funcionarios públicos poseen buenos salarios, y muchos de ellos no fueron vacunados con CanSino, por lo que pudieron realizar su viaje ocasional al otro lado del charco o a Estados Unidos.

Pero, como ya se ha dicho: no podemos obligar a nadie a que le guste invertir o quedarse en México, existe libertad de viajar, de migrar y de gastar dinero… hasta que cierto país (al Norte) tiene intereses comerciales y te rechaza por no tener una vacuna de ellos.

La restricción de viaje debido a una vacuna china no ha impedido a más de 11 países aprobarla, de hecho debido a su eficacia comprobada y varios contratos, la farmacéutica china ahora busca nueva modalidades de aplicación para facilitar su acceso.

Pero las vacunas no son el único terreno comercial manchado de geopolítica, la industria de teléfonos celulares como los intentos de bloqueo de Donald Trump a Huawei e incluso las redes sociales como TikTok, han sido parte de la larga lista de ataques comerciales estadounidenses contra China.

Comprar y reinvertir en México siempre será lo mejor; apoyar al mercado interno

Nadie puede obligar a nadie a elegir en dónde gastar su dinero, o prohibirle viajar, pero sí podemos decir que reinvertir en México es lo mejor que podemos hacer por nuestra economía y la de quienes nos rodean.

Si constantemente criticamos al Estado por no mejorar la economía, primero deberíamos analizar la situación socioeconómica y las tendencias del mercado, que se distancian en cierta medida de las acciones del Gobierno, pues recaen más bien en las acciones y hábitos de la población:

Mientras México se angosta ante pocas oportunidades de empleo, mientras espera inversión extranjera pero no realiza inversiones propias e internas, el mercado internacional se desarrolla y nos volvemos poco a poco dependientes.

Esto solo genera un panorama: nos volvemos incompetentes económicamente, las riquezas salen cada vez más y entran cada vez menos.

Sin un cambio de hábitos y acciones, sin una mejor cultura financiera desde la educación y el ejemplo de los maestros, esta tarea será imposible.

Esto no significa desestimar el hecho de ser turista o los viajes a otros países, pero sí tener más claro qué acciones mejoran nuestro entorno para el beneficio de la sociedad y una mejor calidad de vida a largo plazo. Y el camino del capitalismo que ofrece esta ruta es el apoyo al mercado interno, también llamado: comercio local o incluso resumido en: «hecho en México«.

El sonidito y luces de Navidad desplazando a los productos mexicanos

El ornato, la presunta popularidad y prestigio de un marca, la falsedad de un celofán o cualquier otro artificio de los productos de importación desplazan a productos de calidad producidos en la República año con año, artesanos y fabricantes que se convierten en empleados de salario mínimo.

Peor que eso, muchos productores mexicanos replican el proceso para terminar comprando productos de importación y darle, presuntamente, más valor a sus productos. Aunque en algunas ocasiones la promesa se cumple, estos productos terminan compitiendo a precios internacionales.

Lo que no se cuenta es lo que siempre se dice: que tanto ornato en muchos de los productos que compramos, en realidad solo aporta a la crisis ambiental que vive el mundo, aumenta el número de basura y contribuye a la contaminación.

Aunque muchos saben esto, y tienen muy claro que tipo de productos son dañinos para el medio ambiente, son pocos los consumidores (maestros o no maestros) los que se atreven a detener el impulso de las compras y ahorrar un poco de dinero: evitándote un daño financiero personal y dejando de contribuir a la industria tóxica y el fast fashion.

Replica / Comentarios

Gracias por tu interés en el contenido de Axency, regístrate para retirar este mensaje.