Culiacán, Sinaloa.- No solo tienen miedo, también hay desconocimiento y no es que el trabajador tenga la culpa, sino que su situación es desfavorable en México, este dilema tan antiguo sigue vigente y es al que se enfrenta gran parte de la población que continúa laborando en empresas con actividades no esenciales.

“Soy de riesgo pero ya me toca trabajar, abrieron la tienda y ni cómo me escuchen”, confiesa un empleado a Axency, tan solo uno de los miles de trabajadores que a pesar de las medidas de contingencia se les hace creer que “no pasa nada”, mientras sus compañeros caen enfermos de COVID-19.

Al 11 de mayo del 2020, han sido el 95% de las empresas las que voluntariamente han aceptado cerrar sus actividades para evitar mayor contagio. Sin embargo, hay un 5% restante que parece estar sobre la ley.

La Secretaría del Trabajo ha informado que es gracias a las denuncias de los trabajadores en colaboración con las autoridades de cada entidad federativa que se logra hacer operativos a las empresas, en el caso de Benotto los empleados denunciaron que habían sido “escondidos” para que continuaran laborando, la denuncia fue llevada ante la Fiscalía, señala Luisa María Alcalde Luján.

“Nadie” responde al susurro de auxilio

Nadie responde al llamado, sienten algunos trabajadores que han denunciado al 911, a Protección Civil, a los medios de comunicación, a la Procuraduría Federal del Trabajo… Pero el susurro no es suficiente, siguen trabajando, y el “grito de auxilio” es considerado razón suficiente para el despido, analizan los empleados.

Aunque la denuncia de estos trabajadores fue atendida por los medios locales e independientes, ni la manifestación en Culiacán el 30 de abril, ni la razón de la protesta llegó a los grandes medios nacionales, lo que da la apariencia de “intocables”.

Más cuando, a pesar de que hubo otras protestas en otras regiones del país como Huejutla, Tizayuca y Guadalajara, así como otros lugares, los empleados sinaloenses deben continuar con sus actividades.

En Pénjamo, Guanajuato pasó algo distinto, y es que clausuraron una tienda Coppel que se mantenía abierta.

STPS: Denuncia necesaria para actuar

STPS ha dado a conocer que es gracias a la denuncia de los trabajadores que se logra proceder contra estas empresas por incumplimiento, pero a la opinión de algunos trabajadores sinaloenses denunciar solo conlleva a su despido.

Maquila nunca cerró: acusa abogada

Trabajadores desmienten a AMLO

Si bien muchas empresas son señaladas por el Presidente en su conferencia, hasta el momento Andrés Manuel López Obrador no ha implementado medidas adicionales, salvo exhibirlos. Presionadas públicamente, han sido las empresas las que voluntariamente han cedido y han cerrado sus tiendas.

En la conferencia del 11 de mayo, el Presidente habría asegurado que las tiendas de Coppel y Elektra habrían cerrado. Pocas horas después, trabajadores de una de estas empresas se comunicaron con Axency negando las declaraciones de AMLO, asegurando que tanto la tienda como su bodega continúan operando y abiertas al público.

Profedet y los empleados que quieren soluciones

En Sinaloa, cuando los empleados llegan al portal de la Profedet y les pide una CURP, confiesan temer por su trabajo:

Después de que denunciaran al 911, llamaran en vano a Profedet, apareciera en los medios el caso de la empresa que mantiene actividades no esenciales, solo le ha demostrado a los trabajadores que son impotentes, que no hay justicia para ellos ni un lugar para sus derechos laborales.

Investigando aún más la situación general, nos hemos percatado de que en varios Estados se culpa a las personas por salir o no cuidarse, pero no a las empresas por hacer trabajar y no tomar medidas.

“Las personas son las pendejas, ah pero a las empresas que abren ni las tocan”

Usuarios en redes sociales

Sindicatos charros

Vete a llorar a otro lado, comenta un empleado de un rango mayor a un trabajador que se queja en Facebook. Ha recibido varios ‘me divierte’ de algunos compañeros que están en un grupo de WhatsApp de la empresa, donde se coordinan para desmentir, minimizar o culpar a los enfermos de coronavirus de ‘pendejos‘.

“¿Por qué el Gobierno Federal no hace nada?”

La Secretaria del Trabajo, Alcalde Luján ha señalado que muchas empresas no han hecho caso al llamado pero… ¿qué hará el Gobierno Federal?

En reiteradas ocasiones han respondido que esto también depende de las autoridades locales, así el municipio también está implicado al igual que el Estatal y el Federal.

Cuando en ninguno de los 3 órdenes se está cumpliendo puede haber omisión de la información por parte de los funcionarios públicos. Sin embargo esto no se puede comprobar si no se realiza previamente la denuncia.

“¿En dónde denuncio?”

Finalmente muchos trabajadores no saben a dónde llamar o acudir, por lo que terminan acudiendo a trabajar a pesar del creciente riesgo en que se convierten sus espacios laborales con cada vez más casos positivos.

El debate está abierto, ya que el peso legal aparentemente no cae en nadie. Mientras que López-Gatell ha dicho que cada Entidad Federativa es en sí mismo una autoridad sanitaria, muchos presidentes municipales y gobernadores no declaran nada al respecto de estas empresas. ¿Es el Gobierno del Estado el que reporta a la Secretaría de Trabajo la movilidad y las empresas abiertas?

De ser así, podría haber intereses encontrados en cada Gobernador cuyos parientes sean empresarios y necesiten mantener la cortina abierta, a pesar de no ser actividades esenciales. De igual forma podría pasar que a la competencia se le apliquen restricciones o hasta que sea clausurada como pretexto del covid.

Contactos oficiales con la Secretaría de Trabajo y Profedet

Es necesario aclarar que las experiencias de algunas personas en la ciudad de Culiacán, podría no ser generalizada en todo México, por lo que en caso de incumplimiento de las medidas sanitarias o violaciones a derechos laborales y humanos en empresas, los trabajadores tienen a su disposición los siguientes contactos:

  • En la STPS al número gratuito 800-249-6160.
  • En la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) a los números gratuitos 800-717-2942 y 800-911-7877.

Para casos de discriminación, la Conapred es la encargada de esta situación, puedes contactarte al número 55-5262-1490, para el interior de la República sin costo al 800-543-0033, en el correo quejas@conapred.org.mx y en la página www.conapred.org.mx.

Por Axency

Un comentario en «Denunciar a mi empresa y ser despedido o trabajar con COVID: Dilema en México»

Replica / Debate / Comentarios

Gracias por tu interés en el contenido de Axency, registrate para poder copiarlo.