Menú Cerrar

Crea tu tribu

Desde tiempos remotos ante la adversidad fue el humano uno de esos seres capaces de coordinar el esfuerzo no sólo propio sino motivar a otros a enfocarse en un objetivo.

En la aparente victoria de la autorealización en la que como empleado de excelencia logras el sueldo digno y ves en tu soledad satisfacción, seguramente queda un amargo vacío de una dicha solo alcanzable al encontrar tu propia tribu.

¿Tribu?

Ese grupo de personas potenciales para llevar a cabo tus intereses, sueños o aspiraciones más grandes.

Existen. Pero al buscarlas, te topas con muchos que no logran regresar al enfoque que tú estás buscando. Y mientras no lo logren por su cuenta pero continúen dispuestos a colaborar siempre serán voluntades útiles.

Si ya tienes un proyecto en mente o con el que a menudo sueñas pero te parece imposible. Bueno, un buen paso es buscar roles, talentos de áreas o puestos necesarios para un funcionamiento ideal, en vez de buscar a personas.

La pregunta inicial y necesaria para continuar es, ¿sabes ya de proyectos o sueños similares? ¿En qué se diferencian del tuyo?

Algunos proyectos tienen hasta instrucciones en toda la internet

  • Una sala/café de lectura
  • Vender elaboraciones (comida,productos)
  • Un taller comunitario en mi colonia
  • Tienda de reventa

Otros proyectos son más complejos, o existe menos información disponible.

  • Formar una mega marca nacional de alcohol
  • Crear una editorial o revista electrónica internacional
  • Crear una productora de videos en internet por apoyo al deporte o la lectura
  • Preparar un proyecto de empresa para la industria canabica con productores, cultivadores, publicistas, etc

Y una sugerencia de mí para ti, es que no siempre deben ser ‘auténticos‘, y no me refiero a que copies, sino que si ves un proyecto idéntico al que soñabas pero está en otro país pero no está en tu región específica o no incluye tu gusto, es ya un motivo para que tú lo inicies.

El pretexto para la creación puede ser simplemente que no estaba en tu idioma o que no estaba adaptado a tu región o país, o al momento. O bien tienes una propuesta distinta.

La siguiente pregunta es: ¿es malo ir prospectando ya a personas?
si planeas conocer personas con la intención de armar realmente un plan o incluso de darte una idea de lo que se va a requerir, yo te recomendaría definir las características mínimas de una persona que quiera trabajar en tu proyecto y el objetivo.

Aunque claro algunas veces no conocemos al Diseñador de videojuegos que queríamos pero acuden personas de valor para mi proyecto que van logrando algo nuevo, una experiencia al fin. Así que sería de gran ayuda registrar de alguna forma los hechos, de modo que podamos evaluar lo sucedido con la intención de perfeccionar el proceso.

No te precipites

Esto es algo que escucho a menudo. Supuse que era posible que también a ti te lo dijeran. Mantén la calma y encuentra tu libreta, tu sistema o herramienta ideal para evaluar situaciones o estrategias.  

Algunas veces al prospectar no necesitamos si quiera contar nuestros planes en detalle o en absoluto. Podemos decir qué nos interesa, que tenemos un proyecto en mente donde una persona con ciertas características y que puedan realizarlo bajo las condiciones que puedes proporcionar.

La inspiración dentro de la tribu

A algunos les pasa que hasta después de años de colaborar o trabajar, un día, una pregunta, una necesidad tal vez, algo que no es azar los inspira. Y la inspiración que nace de la tribu debe ser muy bien analizada antes de rechazarse, o aceptarse. 

Lo saben las termitas, las hormigas y hasta los lobos. Pero el ser humano tiende a discriminar y no entender el margen de posibilidades de una persona. Descartar le es sencillo, pero hasta en ello debería tener astucia.

No por ello significa que las personas que se inspiren de ti sean necesariamente agradecidas. Por lo general tienden a olvidarte. Incluso es posible que te recuerden con odio o vergüenza, así que si logras encontrar a alguien que no padezca de esto, enorgullecerte de haber sido parte de la formación de otros es lo único que podrías obtener.

Y muchas veces ni siquiera sabrás en qué terminará tu voz o tus palabras cuando otros repitan, copien y peguen tus frases y la transformen hasta que pierdan el sentido original, una y otra vez con cada frase, cada imagen de tu rostro con las palabras de ti que son la causa de que te odies por haberlas dicho o escrito.

Pero si ellos supieran que continuar alimentando tu llama, o mejor aún, unir, encontrar la colaboración podría hacer crecer a las personas de forma significativa.

Soñadores mexicanos

México, mundo de soñadores a los que con unas buenas preguntas encuentras el brillo inalcanzable en los ojos de todos, y que cuando les preguntas: ¿cuándo empiezas tu sueño? Su respuesta más común será: No sé, después.

Esto es una simple muestra de nuestra cultura (alimentada por la televisiva, pop y hasta literatura) y la visión artística impregnada y patrocinada en nuestra cultura que sólo propicia el amor, la pasión, el desenfreno, el miedo, la muerte,

retrata a detalle la delincuencia pero nunca propuestas que lo remedien y la corrupción pero nunca el ascenso que conlleva dificultades y retos que hablen de lo virtuoso.

Nunca la organización, nunca la búsqueda de la armonía ha tenido lugar en el arte. ¿Y cuando ha sido así la hemos rechazado? Eso parece… cuando estás solo o con un grupo que lo rechaza.

Pero no con las tribus que tienen consciencia, que comparten y cuidan aún la llama de Prometeo. La arcana intención de aprender del ingenio ajeno y traerlo a nuestras tribus.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: